La Flexibilidad Metabólica para Dummies

“Rigidez Metabólica” y “Flexibilidad Metabólica”

¿A qué se refieren estos términos en el contexto de la nutrición?

Estos términos están relacionados con la capacidad del organismo para adaptarse y responder a los cambios en la disponibilidad de nutrientes y la demanda energética.

RIGIDEZ METABÓLICA

La rigidez metabólica se refiere a una disfunción en el metabolismo que limita la capacidad del cuerpo para utilizar eficientemente los nutrientes y mantener un equilibrio energético adecuado.

Esta condición puede ser causada por varios factores, como una alimentación desequilibrada, una dieta alta en grasas saturadas y azúcares refinados, la falta de actividad física, el estrés crónico y la falta de sueño.

Algunos de los aspectos clave de la rigidez metabólica son los siguientes:

a) Resistencia a la insulina

En la rigidez metabólica, las células se vuelven menos sensibles a la insulina, la hormona responsable de regular los niveles de azúcar en la sangre.

Como resultado, el cuerpo tiene dificultades para metabolizar eficientemente la glucosa y puede haber un aumento en los niveles de azúcar en la sangre.

b) Almacenamiento de grasa

Cuando se experimenta rigidez metabólica, el cuerpo tiende a acumular más grasa, especialmente alrededor del abdomen.

Esto se debe a que las células grasas se vuelven más resistentes a liberar la grasa almacenada, lo que dificulta la pérdida de peso.

c) Inflamación crónica

La rigidez metabólica también puede estar asociada con un estado de inflamación crónica en el cuerpo.

La inflamación crónica puede desencadenar una serie de problemas de salud, como enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y trastornos autoinmunes.

¿Comprendes que este asunto de la rigidez metabólica es muy serio y que puede acarrear importantes problemas de salud?

>>> Hagamos un símil de nuestro cuerpo con el motor de un coche que funciona con 2 combustibles (imaginemos que se trata de gas y gasoil) y que tiene un depósito específico para cada uno de ellos.

(1) En la imagen #1 podemos ver los dos depósitos que alimentan el motor

(2) Dentro del coche tenemos una llave para elegir el combustible que queremos utilizar. Como puedes ver en la imagen #2, el conductor del coche ha elegido utilizar el gasoil como medio de transporte. Cuando le queda poco gasoil, en vez de pasar a “modo gas”, prefiere rellenar con más gasoil y seguir con ese tipo de combustión en ese motor.

(3) En la imagen #3 nuestro conductor gasoil-fanático sigue cabezota con no cambiar al gas, y cada vez que le queda poco gasoil en el depósito, lleva el coche a una gasolinera y le añade nuevo gasoil.

(4) En la imagen #4 puedes observar que de no usar el gas como combustible, el conducto color amarillo está cada vez más fino, más obstruido de no usarse.

(5) En la imagen #5 nuestro conductor tontolaba ha calculado mal y se ha quedado sin su preciado, amado, maravilloso y adorado líquido aceitoso (gasoil).

Entonces recuerda que, cuando compró el coche, le explicaron que podía pasar de un combustible al otro simplemente girando una llavecita que hay muy destacada en el centro del salpicadero.

(6) Imagen #6: Así que, gira la llave en posición “GAS” y… ¡sorpresa! el coche ni se menea…, ha estado tanto tiempo sin usarse ese combustible (la última vez, en donde fabricaron el coche) que ya no puede utilizarlo, el conducto del gas está taponado y sucio de no usarse.

A estas alturas de la metáfora, ya te habrás dado cuenta, de que si tenemos rigidez metabólica y no podemos tirar de grasas con facilidad, tendremos que estar picando con frecuencia para poder tener energía (las famosas-puñeteras 5 comidas al día que están tan de moda).


explicando la rigidez metabólica


FLEXIBILIDAD METABÓLICA

La flexibilidad metabólica se refiere a la capacidad del organismo para adaptarse y cambiar eficientemente entre diferentes sustratos energéticos, como carbohidratos y grasas, según las necesidades energéticas del cuerpo en diferentes condiciones.

Una persona con una buena flexibilidad metabólica, puede utilizar tanto los carbohidratos como las grasas como fuentes de energía de manera eficiente.

Aquí hay algunos aspectos clave de la flexibilidad metabólica:

a) Cambio de sustratos energéticos

Una persona con flexibilidad metabólica puede cambiar fácilmente entre la quema de carbohidratos y la quema de grasas como fuentes de energía, según las demandas energéticas del cuerpo.

Esto permite un mejor control de los niveles de azúcar en la sangre y una mayor capacidad para mantener la energía durante períodos prolongados sin consumir alimentos.

b) Adaptabilidad hormonal

La flexibilidad metabólica implica una respuesta hormonal adecuada, lo que significa que las hormonas involucradas en la regulación del metabolismo, como la insulina y el glucagón, pueden actuar de manera eficiente para mantener un equilibrio energético adecuado.

c) Estabilidad de azúcar en la sangre

Una persona con flexibilidad metabólica tiene una mayor capacidad para mantener niveles estables de azúcar en la sangre.

La flexibilidad metabólica permite que el cuerpo ajuste eficientemente la liberación de insulina y la utilización de glucosa en respuesta a los cambios en la ingesta de alimentos y las demandas energéticas.

Esto ayuda a evitar fluctuaciones bruscas en los niveles de azúcar en la sangre y a mantener una estabilidad adecuada.

Y ahora que ya conoces la enorme importancia de tener flexibilidad metabólica… ¿te gustaría saber cómo conseguirla?

Pues esa información la tienes en el artículo 6 Herramientas para mejorar tu Flexibilidad Metabólica